miércoles, 22 de junio de 2016

189.- Potaje de garbanzos con calabaza y judías verdes

En casa comemos muchas legumbres, pienso que son muy necesarios en una dieta sana y equilibrada, pero con la llegada de "la caló,  hay que aligerar los potajes y esta receta es la solución ideal, está elaborada sólo con verduras y cuando los probéis no echaréis en falta nada más. Están buenísimos. Feliz día.







Ingredientes para 6 personas:


  • Aceite de oliva "virgen extra", 6 cucharadas más el que se necesite para freír el pan (este ingrediente es opcional)
  • Ajo, 3 dientes
  • Calabaza, un trozo de 700 o 750 gr (peso del trozo de la calabaza entera, sin pelar)
  • Cebolla, 1
  • Cominos, 1/2 cucharadita
  • Garbanzos lechosos, 500 gr
  • Judías verdes frescas o congeladas, 250 gr
  • Laurel, 2 hojas
  • Pan del día anterior, 3 rebanadas (opcional)
  • Pimentón dulce, 1 cucharadita colmada
  • Pimiento verde "tipo italiano", 1
  • Sal fina, 2 o 3 cucharaditas
  • Tomate, 1

Utensilios:


  • Batidora eléctrica
  • Escurridor grande de cocina
  • Cuchara de madera
  • Cuchillo grande y afilado
  • Olla express o rápida con su tapadera a presión más una tapadera normal que encaje bien
  • Papel de cocina
  • Sartén mediana para freír el pan (opcional)
  • Sartén pequeña


Elaboración:



Lo primero que tenemos que hacer para la elaboración de este potaje es dejar los garbanzos en remojo, ¿cómo hacemos esto? pues bien, ponemos los garbanzos en un bol grande y los cubrimos con abundante agua fría. El garbanzo dobla su volumen cuando se remoja, así que debemos tener la precaución de cubrirlos con bastante agua para no correr el riesgo de que se queden secos. 

Tenemos que tener los garbanzos durante 10/12 horas en este remojo, a temperatura ambiente, yo los dejo encima de la encimera de la cocina, sin tapar.

Llegado el momento de hacer el potaje, los escurro sobre un escurridor grande de cocina y los enjuago con agua fría. Ahora los garbanzos están listos para su cocinado.

A continuación pela y pica los dientes de ajo en láminas.

Seguidamente pela y pica la cebolla en dados.

Después lava bajo el chorro del agua fría del grifo el pimiento verde, sécalo con un trozo de papel de cocina, despepítalo y pícalo en dados.

Tras esto, vierte tres cucharadas de aceite de oliva en la olla y caliéntalo a fuego medio.

Cuando el aceite esté caliente, echa las hortalizas anteriores y una poquita de sal fina al gusto. Remueve con tu cuchara de madera, tapa la cacerola con una tapadera normal y deja que las hortalizas se ablanden durante 10 minutos.




Mientras tanto, lava también el tomate bajo el chorro del agua fría del grifo y sécalo con otro trozo de papel de cocina, tras esto, pícalo.





Transcurrido el tiempo de cocinado de las hortalizas, destapa la olla e introduce el tomate picado. Remueve con tu cuchara de madera, vuelve a tapar la olla con su tapadera normal  y deja que el tomate se ablande durante 5-8 minutos, removiendo de vez en cuando.

Transcurrido el tiempo de cocción, tritura las hortalizas con tu batidora eléctrica hasta obtener una papilla. Añade una poquita de agua cuando vayas a triturar las hortalizas, de esta forma te costará menos trabajo.

A continuación vierte la papilla en la olla.




A continuación corta la calabaza en trozos eliminando la corteza y las pipas.




Seguidamente añade los garbanzos, la calabaza troceada y las judías verdes previamente troceadas en el caso de que sean frescas.




Tras esto cubre los ingredientes con agua fría del grifo.

Añade seguidamente las dos hojas de laurel, la media cucharadita de cominos y las dos o tres cucharaditas de sal fina.



Cierra la olla y cocina los garbanzos a fuego fuerte hasta que la válvula comience a silbar. Cuando esto ocurra baja el fuego y mantén la salida de vapor al mínimo.

El tiempo de cocción depende mucho de la calidad del garbanzo.  Pero a modo de referencia os diré que en la olla express el garbanzo tarda unos 45 minutos en ponerse tierno y en las  ollas rápidas la cocción es de 10 minutos aproximadamente.

Transcurrido el tiempo de cocinado aparta la olla del fuego y deja que la válvula baje de modo natural.

Cuando la válvula haya bajado, abre la olla y prueba el sabor y la textura del garbanzo. Si todo está a tu gusto, proseguimos.

Seguidamente, este paso es opcional, fríe unas rebanadas de pan en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando las rebanadas de pan estén doradas sácalas y machácalas en un mortero.



A continuación vierte las otras tres cucharadas de aceite de oliva en una sartén pequeña y caliéntala a temperatura media.

Cuando el aceite esté caliente añade la cucharadita de pimentón dulce y déjalo freír durante 30 segundos.



Tras esto agrega el majado y el aceite con pimentón sobre los garbanzos, remueve con tu cuchara de madera y deja cocinar el potaje a fuego medio durante 3 o 4 minutos para que todos los sabores se  integren bien.

Sirve caliente.



"No te compares con nadie, no eres ni mejor ni peor, simplemente eres tú y eso nadie lo puede superar"



3 comentarios:

  1. Uhhh...qe pinta mas buena tiene esto. Y es foto con un buen bollo alcalareño....madre mia!!!!!.....pues antes de qe venga el calor fuerte quiero despedirme con un buen potaje como este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que si! Hay que aprovechar que aún tenemos días templados que después llega el calor y no apetecen. Un abrazo y feliz martes Carmela.

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias por la receta. Aunque estemos en pleno verano, en Berlín el tiempo anda loco y hay días que se agradece comer platos así. ¡Me ha salido de escándalo, gracias de nuevo!

    ResponderEliminar