domingo, 19 de noviembre de 2017

464.- Carne con tomate al estilo de Sevilla.- Manteniendo las raíces

"Ser de Sevilla
no es sólo
haber nacido
en esta parte
del sur de la península.
Es una forma 
de vivir,
de sentir,
de amar,
de celebrar
y también de llorar".- Paz Vega







Ingredientes para 4 personas:



  • Aceite de oliva "virgen extra", 9 cucharadas aproximadamente
  • Ajo, 4 dientes
  • Azúcar, cantidad al gusto (en mi caso tres cucharaditas rasas)
  • Carne magra de cerdo (troceada), 1, 200 gr aproximadamente.
  • Cebolla (de buen tamaño), 1
  • Pimiento rojo tipo "italiano", 1 (si no lo encuentras utiliza 1/2 de pimiento rojo de los de asar)
  • Pimiento verde tipo "italiano", 1
  • Sal fina, cantidad al gusto (en mi caso 2 cucharaditas rasas)
  • Tomate triturado, una lata de 800 gr "peso neto"
  • Vino blanco amontillado, el mío "El guiso", un vaso


Especias:


  • Comino en grano, 1 cucharadita rasa
  • Laurel, 1 hoja
  • Orégano seco, 1 cucharadita colmada
  • Pimienta negra molida, 1 cucharadita rasa



Utensilios:



  • Cacerola con su tapadera
  • Cuchara de madera
  • Cucharilla de postre, para medir la sal y las especias
  • Cuchillo grande y afilado
  • Papel de cocina
  • Tabla de cocina
  • Vaso, para medir el vino



Elaboración:



Vamos a comenzar lavando los pimientos bajo el chorro del agua fría del grifo y secándolos con un trozo de papel de cocina. Seguidamente despepítalos y pícalos en trozos muy pequeños. Resérvalos.

A continuación pela y pica también en trozos muy pequeños la cebolla y los dientes de ajo. Resérvalos.




Tras esto vierte seis cucharadas de aceite de oliva en la cacerola y caliéntalo a fuego alto.

Cuando el aceite esté caliente echa los trozos de carne y sofríelos hasta que estén dorados. No le pongas sal.

Una vez los trozos de carne estén dorados, retíralos de la cacerola y resérvalos.




Después de esto, baja el fuego a potencia media-baja, nº 4 de la placa vitrocerámica y vierte en la misma cacerola, las otras tres cucharadas de aceite de oliva.  

  *Tras dorar la carne, el fondo de la cacerola se habrá quedado impregnado de una capita marrón, no quites esa grasa, tú sigues cocinando normalmente.

Cuando el aceite esté caliente echa primero los dientes de ajo picaditos y sofríelos hasta que estén ligeramente dorados.




A continuación añade la cebolla, los pimientos troceados y una poquita de sal fina (una cucharadita rasa aproximadamente). Tras esto, remueve con tu cuchara de madera, tapa la cacerola y deja que las hortalizas se ablanden por espacio de 12/15 minutos.

  *Como ya te habrás dado cuenta la capa de grasa marrón se ha desprendido del fondo de la cacerola al cocinar las hortalizas (esto es un extra de sabor).




Transcurrido el tiempo destapa la cacerola, añade el tomate triturado, la carne troceada y la hoja de laurel; remueve con tu cuchara de madera y sube el fuego al máximo.




Cuando la salsa de tomate comience a borbotear (¡cuidado, no te vayas a quemar!), vierte el vaso de vino, remueve con tu cuchara de madera y deja que el alcohol se evapore por espacio de 3 minutos.

Transcurrido el tiempo añade el vaso de agua, el azúcar, la otra cucharadita de sal fina, la cucharadita de orégano, la de comino y la de pimienta negra molida; remueve todo bien, baja el fuego a una temperatura media-baja, nº 4 de la placa vitrocerámica, tapa la cacerola con su tapadera y déjalo cocinar hasta que la carne esté tierna. Yo la tuve a fuego lento durante hora y media y la carne literalmente se deshacía en la boca.

Transcurrido el tiempo ya no te queda nada más que apartar y servir.

  *Esta carne se puede dejar cocinada el día antes.

  *Puedes servir este plato con patatas fritas para tomar en la comida principal del día o como tapa acompañada de unas rebanadas de pan, de esta última manera es como se sirve en los bares sevillanos.

Espero que os guste.


"Nunca digan en ausencia de su prójimo lo que no dirán en su presencia".- María Magdalena de Pazzi.




No hay comentarios:

Publicar un comentario